Prueba clave hoy para el Gobierno: última licitación antes de las elecciones y en medio de la tensión cambiaria

Por Carlos Lamiral

El Ministerio de Economía enfrentará este jueves una nueva licitación de deuda en pesos por unos $750.000 millones en el marco de un contexto delicadopor la suba del tipo de cambio y la huida de los ahorristas de los activos en moneda nacional. Se trata del último llamado ante de las elecciones presidenciales en las que el Gobierno tratará de revalidar el respaldo que ha venido teniendo hasta ahora.
El nuevo llamado se va a llevar a cabo en medio de una semana en que el dólar bluesuperó la barrera de los $1.000 por unidad, encendiendo todas las luces de alarma en el tablero de Sergio Massa. Aunque la disparada de la brecha a niveles arriba de 170% genera desconcierto entre los operadores, la realidad es que desde hace un par de semanas se vienen registrando movimientos de cobertura. Las declaraciones del líder de la Libertad Avanza respecto de que el peso es “excremento” tal solo aceleró un proceso que venía de antes.
Este jueves el Tesoro saldrá a buscar unos $750.000 millones, según estimaciones privadas. Para la sociedad de bolsa Portfolio Personal Inversiones (PPI), casi el 90% de estos están en manos privadas. Y economía tratará de seducir incrementando las opciones ajustadas por tipo de cambio.
“No nos sorprende que el menú ofrecido por el Tesoro (a excepción de las letras cortas) esté compuesto exclusivamente por bonos que ajustan por tipo de cambio oficial (Dólar Linked y Duales), tratando de aprovechar la mayor demanda de los privados por estos instrumentos”, señala PPI.
Los títulos son dos letras ajustables por inflación (Lecer), ambas con vencimiento en 2024 (X18E4 y X20F4); dos bonos atados al tipo de cambio oficial (Dólar Linked), al 30 de abril del año que viene y al 31 de marzo del 2025 (TV24 y TV25); y dos bonos Duales (ajustan por dólar o inflación) al 30 de junio del 2024 (TDJ24) y al 30 de agosto del mismo año (TDG24). Además de ello, se ponen sobre la mesa Letras de Liquidez del Tesoro (Lelites) que vencen días después de las elecciones, exclusivas para los Fondos Comunes.Al respecto, la dinámica de los flujos netos hacia Fondos Comunes de Inversión (FCI) “muestra señales inquietantes”, indica PPI. Los analistas sostienen que “en un contexto de mayor incertidumbre, en septiembre y en la primera semana de octubre, se notó una preferencia por liquidez por parte de los inversoresy una reducción de la exposición hacia títulos del Tesoro”.

“Esto explicó en gran medida los considerables flujos netos positivos volcados a los Money Market (MM) que se observó en el período. Sin embargo, este comportamiento parece haber cambiado drásticamente en las últimas jornadas, observándose rescates netos de FCIs-MM por $430.592 millones en sólo dos días”, se señala.

En el mercado se menciona que el dinero que salió en los últimos días de los fondos de liquidez inmediata se habría ido al dólar, ya que en ese momento el Banco Central vendió en el mercado de cambios por un total de $274.000 millones, tanto de manera directa como a través de bonos para influir en el mercado del Contado con Liquidación (CCL).

En PPI sostienen que lo que parece real es que el mercado se puso demandante de dólares, lo cual constituye un verdadero desafío para el secretario de Finanzas, Eduardo Setti, que tendrá que ofrecer buenas tasaspara convencer a todos de que apuesten por los bonos en pesos.

Fuente: Ámbito

Op: Rivero Cecilia

Los comentarios están cerrados.