En el noveno mes del año, la canasta básica total (CBT) -que establece el umbral de la pobreza-, aumentó 12,2%, cuando la inflación de septiembre alcanzó el récord de 12,7%. De esta manera, una familia de cuatro integrantes (dos adultos y dos chicos) necesitó $319.422 para no ser considerada pobre, según informó el INDEC.

Por su parte, la canasta básica alimentaria (CBA), que marca la línea de la indigencia, tuvo una suba del 13,2% con respecto a agosto, por lo que ese hogar requirió de $147.881 para cubrir las necesidades alimentarias básicas para subsistir.

En concreto, la línea que mide la pobreza subió 12,2% en septiembre, aumentó un 109,4% en lo que va del año y tuvo una aceleración de 149,1% interanual, en tanto que la suba de la canasta que fija el umbral de la indigencia fue de 13,2% en el noveno mes del año, acumuló una suba de 120,1% en el 2023 y un 160,7% interanual.

De esta manera, la variación de las canasta total se ubicó por debajo del índice de inflación -que subió 12,7% en septiembre-, mientras que la canasta alimentaria quedó 0,5 puntos porcentuales por arriba del Índice de precios al Consumidor (IPC).

Cuánto se necesita para no caer bajo la línea de pobreza

Los ingresos familiares requeridos para superar la línea de la pobreza en septiembre, según el INDEC, fueron:

Una persona necesitó de $103.373 para no caer bajo la pobreza.

Un hogar de tres personas -compuesto por una mujer de 35 años, su hijo de 18 años y su madre de 61-, requirió $254.297 en septiembre para no ser pobre.

Una familia de cuatro integrantes -conformada por un varón de 35 años, una mujer de 31 años, un hijo de 6 años y una hija de 8-, necesitó un ingreso mínimo de $319.422

Para un hogar compuesto por cinco personas -una pareja de 30 años y tres hijos de 5, 3 y 1 año- se requirió una suma de $335.962