El segundo set fue palo a palo. Schwartzman tuvo un indicio de lo que se venía en el quinto game, pero desperdició una gran chance de romper el saque del mallorquín tras estar 15 a 40.

Luego del 3 a 3 en el marcador comenzó una maratónica final, siempre con el Peque en la dirección de los hilos. El argentino quebró en el séptimo, pero Rafa se recuperó en el octavo. Lo mismo pasó en el noveno, Schwartzman volvió a romper el saque y sacó para partido, pero el Toro mostró de qué esta hecho y selló el 5 a 5.

El Peque se hizo gigante en los últimos dos games y sacó adelante una victoria que quedará grabada para siempre en su memoria. Fue en sets corridos ante uno de los mejores de toda la historia del tenis.

Por: Charly Galdeano

Tuente: TyC Sports