En los dos últimos fines de semana de septiembre -a partir de que se autorizó el regreso de la actividad de restoranes, bares y confiterías tras la cuarentena- se han clausurado en San Juan cinco locales gastronómicos en Capital y en Rivadavia por faltas al protocolo de prevención del Covid-19.

En cuatro bares se aplicó la clausura por estar atendiendo más clientes de lo permitido en el exterior -la única modalidad permitida hasta el momento-, uno de esos locales además también tenía gente en el interior, mientras que a una lomoteca se la sancionó porque permanecía abierta después del horario permitido. El Secretario de Turismo, Roberto Juárez, a cargo de los operativos de inspección que se llevan adelante, dijo que en total, en los 12 días que transcurrieron desde que se habilitaron las actividades gastronómicas se han inspeccionado más de 180 locales del rubro, en tres turnos rotativos. El funcionario contó que el operativo se realiza con personal de Turismo, inspectores municipales y con agentes policiales de la división de Leyes Especiales de la policía. “”La mayoría de los negocios gastronómicos han cumplido lo que indica el protocolo y han respetado todo lo que dicen las normas”, informó Juárez, quien destacó que no se sale con la idea de clausurar, sino de educar y hacer prevención para evitar los contagios. Indicó que es “”muy bajo el nivel de clausuras”, y sostuvo que a esa medida se llega cuando la transgresión de la norma es muy grande, o es reiterativo en su conducta. El 5 de septiembre los locales gastronómicos volvieron a abrir después de dos semanas en que permanecieron cerrados por otra cuarentena estricta que adoptó la provincia ante un brote de coronavirus. La novedad fue que sólo pueden abrir colocando mesas al aire libre y no en sus espacios interiores. Además, la capacidad deberá ser del 40% del total del local y cuatro personas por mesa, con una distancia de dos metros entre mesas, y de un metro entre personas. Pueden trabajar de lunes a sábados, de 7 a 12 de la noche, y los domingos sólo pueden hacer delivery.

La mayoría de bares, restó y confiterías extremaron las medidas de precaución al recibir sus clientes tras la última cuarentena.

 

“La mayoría fue porque tenía muchos más clientes de los permitidos, sin cumplir con el distanciamiento”, dijo Juárez, quien advirtió que se va a seguir controlando y trabajando para que todo el sector gastronómico se adecue al cumplimiento de la normativa que rige en San Juan. Los inspectores salen en la mañana a inspeccionar sobre todo confiterías, cafés y estaciones de servicio; al mediodía ponen la lupa en restaurantes y en la tarde-noche en restó y bares. Si bien los operativos se acentúan más los jueves, viernes y sábados, el funcionario advirtió que pueden ser en cualquier momento. En cuanto a las clausuras, dijo que son “preventivas”. El dueño del local debe ir al Juzgado de Faltas y pagar la multa que fije el juez. Pero si tienen todas las habilitaciones no están mucho tiempo cerrados. Si bien muchos locales del sector gastronómico han solicitado atender dentro de los locales, las autoridades aun no definen si al terminar la fase 3, el próximo 26 de setiembre, se autorizará esta modalidad.

Permisos gratis

Los municipios de Capital y Rivadavia han eximido del pago del canon por uso de espacio público a los locales gastronómicos que saquen mesas a la vereda. En Capital, permiten usar la vereda del colindante si este lo permite. Aún no se resolvió el pedido de la cámara de gastronómicos de que se los deje usar media calzada.