El director ruso Kirill Serebrennikov, condenado por malversación de fondos públicos

Recibió una discutida pena de tres años de cárcel en suspenso por malversación de fondos públicos por valor de 129 millones de rublos.

El famoso director cinematográfico y teatral ruso Kirill Serebrennikov fue condenado este sábado a una pena de tres años de cárcel en suspenso por malversación de fondos públicos por valor de 129 millones de rublos -alrededor de 1,7 millón de dólares- por la justicia de su país, destacó la agencia de noticias Efe.

Defendido por la prensa de Occidente, el juez que lo condenó no consideró que fuera necesario enviarlo a prisión, aunque Serébrennikov, que tachó de “absurdo” el proceso judicial, no podrá ejercer cargos públicos por espacio de tres años y deberá pagar una multa de 800.000 rublos (10.000 euros).

El tribunal, que acusó al director de crear una organización criminal para “enriquecerse” a costa del ministerio de Cultura, también otorgó penas suspendidas a otros dos imputados en el caso y absolvió a un tercero.

La fiscalía había pedido una pena de seis años para el director del Centro Gógol, lo que provocó una ola de indignación en el mundo de la cultura y artes escénicas en Rusia, donde numerosos directores y artistas salieron en su defensa.

La ministra de Cultura, Olga Liubímova, consideró que los imputados habían causado un “grave perjuicio económico” al Estado por lo que apoyó a la fiscalía, aunque prometió cambiar la legislación para evitar una repetición de casos como este.

Serébrennikov defendió siempre su inocencia y denunció una campaña de persecución política en su contra, aunque admitió numerosas irregularidades en la contabilidad del proyecto Plataforma, ideado hace nueve años y destinado a la popularización y desarrollo del arte moderno, con las que él dijo no tener nada que ver.

Cientos de personas se habían congregado hoy en las inmediaciones del tribunal en la capital rusa para apoyar a Serébrennikov, considerado uno de los artistas más talentosos y rupturistas de este país.

Sus partidarios consideran que Serébrennikov, que fue detenido en 2017 y estuvo dos años bajo arresto domiciliario, ha sido perseguido por su postura crítica contra el presidente ruso, Vladímir Putin, y la Iglesia Ortodoxa en asuntos como la anexión de Crimea y las minorías sexuales.

LEER RADIO D3 AQUI