Frente al avance de la pandemia del coronavirus, y pese a que en San Juan no hay casos confirmados, en la gestión uñaquista vienen ganando tiempo y tomando las previsiones en materia sanitaria ante la posible aparición del Covid-19. Por eso, desde el Ministerio de Salud Pública, que conduce Alejandra Venerando, ya elaboraron un presupuesto de 452 millones de pesos para la adquisición de insumos y la contratación de servicios. De esa partida excepcional, ya se compraron 140 respiradores, que han demandado casi 106 millones de pesos. A ese lote se le suma la adquisición de descartables y equipamiento adicional. Además, está previsto que se contraten a mil personas, entre enfermeros y médicos, y se tenga en cuenta servicios de limpieza, comida y seguridad extra para los hospitales de campaña, en el más complicado escenario.

El Gobierno de Sergio Uñac ha venido encarando las medidas para que el sistema sanitario esté preparado para enfrentar la mitigación del virus. En ese marco, sacó una ley de necesidad y urgencia para agilizar las compras y volcará la plata de la obra pública a infraestructura sanitaria (ver aparte).

Entre lo que ya se pagó se encuentran los respiradores, un instrumental clave debido a que el coronavirus produce neumonía y problemas respiratorios. El secretario Administrativo Financiero del Ministerio de Salud Pública, Guillermo Benelbaz, señaló que la provincia está “bien equipada”, ya que cuenta con poco más de 90 respiradores, aunque explicó que para hacerle frente al eventual combate del coronavirus han comprado 140 más. De ese total, ya han recibido 15. En cuanto al resto, hay un cronograma de entrega por parte de los ocho proveedores (el más importante por la cantidad es Tecme, que maneja la marca Neumovent) hasta dentro de un mes y medio. En el caso de que llegue la enfermedad y comience a expandirse, estará la capacidad para hacerle frente con lo existente, hasta que lleguen, en dicho plazo, los restantes respiradores, indicó el funcionario.

La cartera de Salud también invirtió 54 millones de pesos en lo que se denomina descartables, entre los que se encuentran los elementos que usarán los profesionales (como barbijos y cofias, camisolines, botas y antiparras médicas) y alcohol en gel, entre otros. En el mismo sentido, ya adquirieron equipamiento adicional como monitores, carros de paro, desfibriladores y sistema de entubación por 17 millones de pesos, destacó Benelbaz, quien agregó que ya cuentan con insumos en los depósitos de Salud Pública y que todo lo nuevo es refuerzo.

En el caso de la hipótesis de máxima atención, el alfil uñaquista señaló que está prevista una partida de 40 millones de pesos para la contratación de mil personas (entre enfermeros y médicos) para atender la eventual demanda. Tal cantidad de personal no es menor, ya que todo Salud Pública tiene 7.500 trabajadores.

Los números que vienen barajando en el Gobierno es que si los sanjuaninos no mantienen la cuarentena y el Covid-19 se extendiese, la cantidad de infectados podría llegar a los 38.600. La mayoría de los pacientes presentaría la enfermedad en forma leve, pero del total, 7.200 serían casos moderados y 400 lo padecerían en su forma más agresiva.

En el caso de que sucediese ese escenario, también está previsto el servicio de comida tanto para los pacientes como para el personal, lo que se calculó en 70 millones de pesos. Y también se deberá llevar a cabo la limpieza y seguridad de los hospitales de campaña, lo que implicará el resto de la inversión para completar los 452 millones de pesos.

Acciones

Compras rápidas y urgentes

El Gobierno sacó una ley de necesidad y urgencia para acelerar las adquisiciones de insumos y las contrataciones de servicios en todo lo que tiene que ver con salud, seguridad, asistencia social y el normal funcionamiento de la administración pública. Así, se utilizarán mecanismos como la compra directa o el concurso de precios, sin la necesidad de acudir a una licitación, proceso que demora, al menos, tres meses para hacerse de un bien.

Infraestructura sanitaria

La gestión uñaquista volcará los recursos de la obra pública hacia la infraestructura sanitaria, por lo que se acelerarán las tareas en cinco hospitales. El primero es el ex Español, que se acondicionará para eventuales casos leves y moderados de coronavirus. Después será el turno del Julieta Lanteri (ex Neuropsiquiátrico) y luego seguirán la ampliación del Marcial Quiroga, el centro de salud de 25 de Mayo y el de Jáchal.

Por Walter Rios