“No hay un under, hay miles de under”, dice Auslender en el libro “El coso del rock”

El músico presenta un libro donde compila vivencias del indie local.

0 1

Alejo Auslender, guitarrista del trío under Deportivo Alemán y de la banda de la cantante Rosario Bléfari, y que compiló el diario de su grupo en una especie de bitácora del indie argentino en el libro “El coso del rock”, afirmó que en la escena musical “no hay un under, hay miles de under”.

“Lo que quería plasmar era el tema del otro under porque hay miles de under. Creo que hay tantos como bandas y mucha gente hace una banda y sin embargo falla la parte de la recepción de la propuesta”, evaluó Auslender durante una charla con Télam.

El músico problematizó la atmósfera de ese ámbito artístico alternativo al apuntar que ”vos podés expresar todo lo que querés pero tiene que haber alguien para escuchar tu expresión, percibirte, cosa de así completar el círculo expresivo”.

Alejo comparte desde finales de 2015 con Fernando Alemán en bajo y voz y Horacio Solís en batería el terceto post punk y kraut rock Deportivo Alemán, que en 2016 editó un elogiado disco debut “Lo mejor del mundo” al que siguió el EP “Malparido” en 2018.

Además, Auslender toca la guitarra en la banda de Rosario Bléfari, la madrina del indie rock argentino, junto a quien nació la idea de este diario de una banda que trajina duramente el estrato emergente en busca de llegar a más público.

Télam: ¿Por qué creés que falla la posibilidad del encuentro entre los grupos y el público?
Alejo Auslender: Más que fallar es que hay una sobreoferta de bandas. Es decir, hay más bandas que público. Si bien el mercado rock argentino tuvo un crecimiento exponencial en los últimos 15 años, cuando Babasónicos empieza a pegarla y ahora con Él Mató a un Policía Motorizado que es una banda del under que la iba a ver cuando no iba nadie, sigue siendo un mercado chico. No hay para todos y vos no podés pedir que te vengan a ver porque sí. Pero por otro lado está la necesidad de la expresión de uno, de que si querés expresar algo no podés depender que haya condiciones previas de recepción a lo que querés hacer.

T: ¿Por qué suceden las fallas en la recepción? ¿Hay una falta de interés de búsqueda y un aburguesamiento del oyente?
AA: Yo tengo una mirada medio crítica del tema de la difusión que creo que siempre fue más o menos igual. La mayoría de las personas escucha lo que le dan, algo que no está mal y hay cierto tipo de gente que es la que va a buscar las cosas pero esa gente no es la medida del éxito. El éxito llega cuando la gente que no escucha música o que no va a buscarla llega a vos, la masividad llega ahí y nosotros estamos en otro universo. Por eso lo de under es medio raro, no estamos abajo de algo sino en otra esfera de existencia directamente. El tema de que algo se haga masivo más allá de la manija que le puedan dar los medios es un alineamiento de planetas que se da en un momento particular de la historia.

T: ¿Esa sensación también la tenés en el caso del trap donde muchos no trabajan con discográficas ni grandes productoras?
AA: Claro, eso me parece la forma de decir “yo hago lo mío y no necesito más, tengo mis propios canales de comunicación”. Ese fenómeno llegó porque lo buscó la gente por afuera. De hecho, las radios no pasaban esa música. No sé si la gente lo buscó, sino que la gente que consume esos canales llegó. Yo todavía soy un viejo de televisión, pero los chicos miran YouTube y llegan al trap por medio de videos de YouTube o Soundcloud. Ellos consumen esos canales y me parece re loco, porque desarma millones de títulos de marketing, los tira a la basura. El canal es el consumo en este caso y está buenísimo para esos chicos. Es como desarmar algo, eso me parece fantástico. Al mismo tiempo, si bien los chicos consumen YouTube, no van a consumir un video de los Beatles sino que van a buscar algo que les hable a ellos. Ese tipo de comunicación no se puede manufacturar casi, surge a pesar de todo, los canales consolidados no tienen nada que hacer con ese tipo de cosas.

T: ¿Por qué no van a buscar a los Beatles, los Rolling Stones o a Charly García?
AA: Porque eso es lo que ya les dan por otro lado. Por ejemplo, cuando yo era chico a mi viejo le gustaban los Beatles y a mí me llegaron así, soy re fanático, pero mi banda es Nirvana porque es la que me llegó por mi lado. Si bien a ellos pueden gustarle los Beatles o Charly García su banda propia son las de trap y ahí el sentido de pertenencia y de propiedad relacionado con el gusto se va moldeando a tu personalidad.

op: Marcos D’Annunzio

LEER RADIO D3 AQUI