Estiman Que La Deuda Flotante Superó Al Déficit Primario En El Primer Cuatrimestre

Un informe plantea que, entre enero y abril, los gastos devengados que no se pagaron ascienden al 0,9% del PBI, mientras que el rojo acumulado fue del 0,6% del PBI.

 

Durante el primer cuatrimestre del año, el Ministerio de Economía tuvo que apelar al recurso de dejar impagos algunos gastos devengados para poder atenuar el déficit fiscal primario en un contexto en el que la sequía generó un desplome de la recaudación de impuestos. Según señala la consultora LCG, lo que se denomina “deuda flotante” representó el 21% del gasto devengado entre enero y abril. La consultora advirtió que es “el nivel más alto de los últimos 10 años”.

 

Estos pagos se van a tener que hacer en algún momento más adelante, lo cual plantea nuevos desafíos para el futuro inmediato. La consultora estima que en términos del PBI la deuda flotante asciende a 0,9%. Es más alta que el déficit acumulado en lo que va del año, que llega al 0,6%.

 

“Con esto, el déficit primario de abril ($331.000 millones, 0,2% del PBI) y el alcanzado en cuatro meses ($1 billón, 0,6% del PBI) lucen acotados”, sostiene el reporte.

 

El pasado lunes, el Palacio de Hacienda informó el resultado fiscal del Sector Público Nacional (SPN). El quebranto se debió a un desplome de los ingresos del 18% real a causa de la sequía, a pesar del recorte real del gasto. No solamente eso. En abril el gobierno tuvo que volver a usar la asistencia del Banco Central por unos $100.000 millones. Difícilmente el Palacio de Hacienda pueda prescindir de esta ayuda en lo que reste del año. En junio vencen algo más de $600.000 millones que seguramente se renovarán.

 

LCG sostiene que “medido en términos reales, el gasto primario se encuentra en un nivel asimilable al de una década atrás” y precisa que “sólo supera el nivel que dejó el ajuste forzoso al que fue obligada la administración de Cambiemos y el que llevaba a cabo la gestión actual antes de las elecciones legislativas de 2021”.

 

Considera que el recorte “no termina de reflejarse en una mejor posición fiscal producto del desplome de los ingresos fiscales en el marco de la sequía”. “Entendemos que este es el argumento al que apela el Gobierno al momento de replantear las metas de un acuerdo (con el FMI) que parece virtualmente caído”.

 

Según señaló el director del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), Hernán Letcher, “entre enero y febrero de este año se canceló deuda flotante y se redujo a unos $700.000 millones y después en marzo volvió a subir tratando de ponerla en el límite que permite el acuerdo con el FMI”. El titular del CEPA aclaró que como el acuerdo con el organismo que conduce Kristalina Georgieva toma el promedio lo que se estila es dejar para el último mes los mayores impagos.

 

A todo esto, después del fin de semana largo quedarán en mayo solo tres días hábiles para el cierre del mes fiscal. El jueves primero de junio la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y el Ministerio de Economía informarán los datos de la recaudación de impuestos del actual período. Se estima que, aun con la previsible caída de los recursos producto de la merma de las exportaciones, podría haber una leve mejora.

 

Nadín Argañaraz, director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), anticipó que “la recaudación tributaria de mayo habitualmente es mayor que la de abril”. “Desde el punto de vista de los ingresos, mayo puede dar una recaudación con mayor crecimiento real respecto al mes previo, que lo que pasó en abril”, señaló.

 

Fuente: ÁMBITO

Por: Graciela Herrera

Los comentarios están cerrados.