El ministro australiano de Inmigración, Alex Hawke, canceló este viernes por segunda vez el visado del tenista número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic, y ello puede ocasionar la deportación del deportista y su no participación en el Abierto de Australia que comenzará el lunes próximo en la ciudad de Melbourne.