Scola se retiró oficialmente como jugador de básquet

Luis Scola

Y Luis Scola toma una decisión que incluye otra. Una previsible, no jugar más al básquet. Y la otra, un hallazgo: ser directivo y en Italia, en este caso CEO de Varese, su último club. Está claro igual que las determinaciones del ex capitán del seleccionado no sorprenden y tienen que ver mucho con su forma de pensar. Por un lado, el mítico basquetbolista argentino, tal vez el más importante en la historia de nuestro seleccionado –no sólo por lo que logró sino por haber jugado sin interrupciones entre 1999 y 2021, con un gran compromiso fuera y dentro del campo-, ya estaba cansado de todo lo que significa ser jugador. Luifa ama entrenarse, estar en forma, los desafíos, pero a la vez se sentía agotado por esa rutina y, en especial, notaba dos cosas: que no era el mismo, sobre todo cuando debía recuperarse en la semana y, por otro lado, que necesitaba tiempo para él, para su lado B; y sobre todo para dedicarse a su familia, a su esposa Patricia y los cuatro hijos, Tiago, Tomás, Matías y Lucas.

Hoy Varese confirmó la noticia de forma muy escueta. “Es un orgullo para Varese anunciar un nuevo ingreso a la Junta Directiva: se trata de Luis Scola, quien ocupará el cargo de CEO del club rojiblanco. Esta incorporación embellece y consolida el tejido de gestión de esta organización y tiene como objetivos que sus estrategias operativas para el futuro sean cada vez más sólidas”, difundió en un comunicado, que aclara que el argentino será presentado públicamente este miércoles.

“Tenía algunas intenciones de seguir jugando, en Italia, pero con todo lo que pasó en los Juegos Olímpicos y, sobre todo, en sus vacaciones terminaron de decantar que cerrara su etapa como jugador”, le contaron a Infobae desde el círculo íntimo del jugador. Scola, de 41 años, anduvo por distintos lugares, incluido Grecia, donde descansó, disfrutó y evaluó con su familia, en especial su esposa, los pasos a seguir en su vida. Mantuvo la decisión entre cuatro llaves, como es su estilo, pero el sábado quedó claro cuando recibió una despedida sorpresa que organizó Javier Zanetti, de quien se hizo íntimo amigo desde que llegó a Italia, y el Cuchu Cambiasso. Un puñado de familiares y amigos esperaron en el estadio del Varese, vestidos con remeras para la ocasión –tenían estampada la foto de su último partido, yéndose de la cancha con la pelota bajo el brazo- y, cuando ingresó, lo recibieron con cánticos y papelitos celestes y blanco-. “Que de la mano de Luis Scola, todas la vuelta vamos a dar”, se escuchó. No quedó duda de que era sus últimos minutos como jugador, algo que se confirmó con el comunicado que Varese dio este lunes, un día después de estar en el Juego de Celebridades de la Legabasket que se realizó este domingo en Bolonia.

Hace semanas que Scola venía dándole forma a esta idea, que había recibido de parte de la Junta Directiva de la organización. En el club todos quedaron impresionados con la ética profesional de uno de los más grandes deportistas de la historia nacional y, en especial, con sus amplios conocimientos. Luis es una persona muy instruida y preparada, curiosa también. Cada tema que le interesa, se preocupa por conocerlo a fondo. Y él prefería arrancar en el management, en la gestión, en Europa. Tiene ideas para aplicar y le parecía el mejor escenario.

Así cierra la etapa brillante como jugador. Se va con cinco Juegos Olímpicos (2004, 2008, 2012, 2016 y 2021) y cinco Mundiales disputados (2002, 2006, 2010, 2014 y 2019), único jugador en lograrlo. Logró además dos medallas olímpicas (oro en 2004 y bronce en 2008) y dos subcampeonatos mundiales (2002 y 2019, con dos camadas distintas). Además de tener la mayor cantidad de partidos y puntos anotados, es hoy el segundo máximo anotador en la historia de los Mundiales (con 716, logró además ser el goleador en la edición 2010) y se ubica cuarto en la tabla olímpica. Además es el líder en el continente, en torneos Preolímpicos, Premundiales y Americup, con 1042 tantos, además de contar con tres MVP (2007, 2009 y 2011). Logró también un oro panamericano, en Lima 2019. En total fueron 22 torneos entre su debut –ante Ecuador en el Sudamericano 99- y Tokio 2020, faltando sólo a uno (Premundial 2005) porque Argentina estaba ya clasificada –por ser campeona olímpica- y no tenía sentido que estuviera.

Termina así una carrera que comenzó, de forma profesional, el 2 de febrero de 1996, cuando debutó en nuestra Liga Nacional con la camiseta N° 4 de Ferro, a los 15 años, ante Deportivo Roca. A los 17 ya estaba en España, contratado por el Baskonia y siendo cedido al Gijón, donde jugó primero en la segunda división y luego en la prestigiosa ACB, como extranjero. En España estuvo hasta 2017, siempre en Vitoria, logrando siete títulos, llegando a ser MVP y figura de Europa. Fue cuando dio el salto a la NBA, donde completó 10 temporadas entre Houston –alcanzó sus mejores rendimientos-, Phoenix, Indiana, Toronto y Brooklyn. Luego estuvo dos temporadas en China y otras dos en Italia (Milano y Varese), las últimas para llegar afilado a Tokio, tras brillar en el Mundial 2019 y ser integrante del quinteto ideal del torneo.

El capitán eterno que ahora comienza otra etapa, con la misma ilusión y no solamente como dirigente deportivo. También es el presidente y cofundador de StadioPlus, una empresa que enlaza el mundo del deporte con el arte y la tecnología, algunas de sus pasiones. Se trata de una start up fundada hace seis meses y que realiza NFTs (Token No Fungibles) de deportistas famosos creados por artistas digitales famosos, las cuales son compradas por coleccionistas y fanáticos a un precio que lo determina el mercado, de acuerdo al valor por ser histórico y singular. Javier Zanetti fue el primero en ser inmortalizado, a partir de la triple corona que ganó en el Inter, pero es apenas el comienzo. Entre los próximos lanzamientos figuran tres obras de Campazzo, una de un equipo de fútbol de primera división de Argentina a anunciar y, claro, un tributo al propio Scola, realizada por José Delbo, un reconocido artista argentino.

Los NFT son, dentro del comercio digital que tiene a las criptomonedas como la bandera, son artículos únicos que se venden a un precio de mercado. Adquirir un token dentro de una cadena de bloques del universo digital (blockchain) es valerse de piezas que en el equivalente analógico son comparados a obras de arte, por el carácter único que tienen y el valor en expectativa que pueden alcanzar. Por caso, el primer tweet del creador de la red social Twitter se vendió

“La alianza con Chromia (NdeR: empresa sueca referente del mundo Crypto) significa un gran paso para nuestra compañía. Que hayan confiado en nosotros significa que vamos por el buen camino. Queremos llevar a StadioPlus al siguiente nivel y convertirnos en una plataforma de referencia del mundo NFT”, dijo.

No sorprende que Luis esté en la vanguardia. Es un amante de las nuevas tendencias, como son los NFTs, que forman parte de la blockchain, una tecnología que agrupa datos en bloques, son transferibles y se compran mediante criptomonedas, con ventajas claras, como conocer su originalidad, quién y cómo la compró, y la facilidad de transferirlo a través de billeteras virtuales. “Estamos convencidos que esto llegó para quedarse, que es el futuro pero también el presente”, aseguró en la intimidad.

Este es un nuevo comienzo para Luis, alguien dedicado, además de muy inteligente. Sabe de programación, es piloto profesional de aviones y habla cuatro idiomas (italiano, chino e inglés, además de castellano). Algunas características que hablan de que puede ser también un exitoso empresario y dirigente deportivo.

FUENTE: Infobae

Por: Rodo Galdeano