El IPV volverá a trabajar en un esperado proyecto para las familias de la provincia

Se trata de lotes urbanizados para viviendas al que podrán postularse familias que pueden encarar el pago de una cuota y que no acceden al crédito hipotecario.

El IPV volverá a trabajar en un esperado proyecto para familias sanjuaninas y que marcará la primera experiencia en San Juan de sorteo y adjudicación de lotes para construcción de viviendas para familias que pueden pagar una cuota y no tienen fácil acceso al crédito hipotecario. Se trata del complejo Valle del Sol, que está ubicado en República del Líbano y Chacabuco, y que consta de 900 parcelas tendrán sus servicios.

«Estamos trabajando en los proyectos, conociendo que la prioridad la tienen los damnificados por el terremoto. Con respecto a Valle del Sol que contempla la adquisición de terrenos y el crédito para construir; hemos avanzado mucho internamente con el proyecto. Ahora estamos en una pausa, por la urgencia que nos ha marcado el terremoto, pero en el segundo semestre aguardamos tener una fuerte reactivación», destacó el director de IPV, Marcelo Yornet a Diario La Provincia SJ.

Destacó que lo importante es que «el terreno ya está y la propuesta es sólida. Sabemos que tendremos mucha demanda de quienes manifiesten su voluntad de querer vivir allí, por lo que se necesitará hacer un padrón y un sorteo, seguramente, para elegir a los postulantes. Se iniciará el camino de analizar si cumplen con los requisitos y seguir adelante».

Un paso fundamental para este proyecto es la licitación de la urbanización para lo que se recurriría a la metodología que está adoptando en IPV con los barrios recientemente licitados y que es «fragmentar los frentes para varias empresas, lo que agiliza tiempos y moviliza mayor mano de obra en nuestra provincia», agregó.

El proyecto

«Valle del Sol» se fundamenta en la venta de terrenos urbanizados para que los adjudicatarios construyan sus propias viviendas. Está ubicado en el departamento de Rawson, en la calle Chacabuco, entre Dr. Ortega y República del Líbano, frente al barrio Valle Grande. El barrio contará con 900 lotes para viviendas y la intención es que sean adquiridos por privados y cancelados a través de cuotas accesibles. Con ello, familias inscriptas en IPV que puedan afrontar ese compromiso saldrán del padrón, descomprimiendo la demanda actual de casas.

El objetivo de este proyecto es poner en marcha un mecanismo de venta de lotes con servicios para familias de clase media, que cuenten con los recursos para pagar una cuota, pero que no pueden adquirir un terreno a valores de mercado. Por otro lado, el IPV busca que los beneficiarios puedan acceder al programa de Asistencia Financiera Individual “Mi Casa Mi Hogar” para la construcción de la vivienda.

Para acceder a los terrenos será necesario cumplir con los siguientes requisitos: constituir un grupo familiar, tener ingresos familiares que permitan el pago de la cuota y no ser propietario de otro inmueble.

Fuente: Diario La Provincia SJ