A 86 años de la fundación de Zonda, un pueblo que evoluciona económica y turísticamente

A 86 años de la fundación de Zonda, departamento ubicado en el centro sur de la provincia de San Juan, se conmemora el origen de un pueblo que evoluciona económica y turísticamente, protegiendo su naturaleza y patrimonio.

Click to play the video

En 1977 el reconocido escritor Juan L. De La Torre, explayó en una copla la esencia del departamento: “Zonda, estero y gramilla, te custodian las montañas; regazo de cuna verde que baja por la quebrada.” El poeta y escritor logró resumir en pocas palabras lo que se siente cuando uno se adentra en senderos zondinos.

Lo primero que invade la mirada de quienes lo recorren, son viñedos y distintas tonalidades de amarillos y verdes. Las montañas son sus protagonistas y son también los caminos que conducen al dique Punta Negra, embalse y represa hidroeléctrica, que comparte con el vecino departamento Ullum, y que brinda energía necesaria para la provincia.

Zonda suele ser uno de los destinos turísticos más elegidos por visitantes y por locales, es que los cautiva con sus vivos colores, su paisaje serrano y el aroma a uva y jarilla que envuelve las calles arboladas del departamento. El fin de las visitas se resumen a la búsqueda de tranquilidad y armonía.

Etimológicamente su nombre significa “cielo alto” y hace referencia al viento cálido característico de San Juan, el “viento zonda”. Su superficie está ocupada por la precordillera de Los Andes, y se destacan las Sierras Chica, la Sierra de El Tontal y Sierras Azules.

La principal actividad del departamento es la agricultura, con más de 2000 hectáreas cultivadas con vid y frutales, se convierte en una de las industrias bodegueras más importantes de la provincia.

“Zonda es un amor, es tranquilo, muy tranquilo. Tiene algo muy hermoso, mezclado con la naturaleza. Imagínese que estoy trabajando y esa mirada que tengo hacia le montaña, le dice muchas cosas”, expresó Ana María, tejedora artesanal del departamento.

Quienes viven en Zonda coinciden en que es un lugar con tierras muy ricas y fértiles para trabajar no sólo la agricultura y el vino, sino también la artesanía, como por ejemplo el teñido natural de la lana, la cerámica, como así también muchas mujeres generan productos de medicina ancestral a base de elementos naturales, como tinturas madres, aceites esenciales, hidrolatos puros, entre otros.

En cuanto a su historia, se cono que al principio sus tierras fueron habitadas por la comunidad Ullum-Zonda (descendientes de los huarpes), la cual se caracterizó por practicar la agricultura y la cerámica. Luego fueron conquistadas por los Españoles, sin embargo la presencia de los huarpes sigue viva en sus montañas y naturaleza.

Cornelio Albarracín y Matías Sánchez de Loria fueron quienes originaron la plantación de la vid y el olivo.

La vida independiente del departamento se inicia por una legislación de 1935, en la cual se establece la separación del municipio de Rivadavia. Sin embargo, los límites definitivos se lograron fijar recién el 4 de septiembre de 1942 a través de una ley orgánica municipal.

Zonda ha evolucionado económica y turísticamente, ya que en los últimos años, debido a la gestión cultural que llevó adelante el gobierno provincial, distintos puntos importantes del departamento han logrado reactivarse, como es el caso de la Quebrada de Zonda, que forma parte del límite con Rivadavia y está en plena revalorización de su paisaje.