Enero tuvo el menor déficit fiscal desde inicios del 2016

De la mano de las retenciones y un ajuste en el gasto en prestaciones sociales, los ingresos corrientes crecieron más que los gastos y el Tesoro logró, por primera vez desde octubre del 2019, un superávit primario de 24.074 millones de pesos. El gasto en obra pública se casi triplicó durante enero. Al restar los intereses de la deuda, el rojo fiscal fue de $3.030 millones, el menor déficit en cinco años.

Los números fueron publicados por la Secretaría de Hacienda. Y mostraron que mientras que los ingresos subieron 53,3% interanual, los egresos corrientes lo hicieron al 45,8% interanual, lo que implicó una reversión de lo que se venía dando en pandemia, cuando lo recaudado llegó a crecer por debajo del 10% y los gastos por encima del 70%.

Hacia dentro del gasto cabe destacar una diferencia, que se sostendría a lo largo del año: el gasto en obra pública creció 193,2%, dinámica que empieza a mostrar la búsqueda del Gobierno de impulsar la actividad económica a través de un sector muy generador de empleo y poco demandante de divisas.

 

Fuente: BAE Negocios 

Op: Tejada Jeremías.