La economía registró su cuarta suba mensual consecutiva en agosto; pero cayó 11,6% interanual

La economía volvió a mejorar en agosto en la comparación intermensual, al mostrar un avance del 1,1%, aunque este repunte perdió fuerza respecto al rebote registrado en julio, mientras que con relación a un año atrás la actividad sufrió una caída el 11,6%, informó esta tarde el INDEC.

De este modo, golpeado por la pandemia y las medidas sanitarias adoptadas, el Estimador mensual de actividad económica (EMAE) acumuló en los primeros ocho meses del año una caída del 12,5% contra igual período de 2019.

 

Según el organismo, con la recuperación evidenciada respecto de julio, la actividad económica «continuó recuperando parte de la retracción acumulada en el período marzo-abril».

 

El crecimiento mensual registrado en agosto hiló el cuarto mes de suba mensual consecutiva: 20% acumulado desde el piso, remarcaron desde la consultora LCG. «El dato resultó mejor de lo esperado, a lo que debe sumarse una corrección al alza del dato de julio (de 1,1% m/m a 1,7% m/m)», agregaron.

 

Con excepción de Intermediación financiera (4,1%), el resto de los sectores registró caídas en agosto con respecto al mismo mes de 2019.

 

Los sectores Hoteles y restaurantes experimentaron una baja interanual de 56% y Otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales, bajaron 53,7%, y fueron los de mayor caída interanual.

 

Según el informe oficial, el rubro de la construcción también fue duramente golpeado y tuvo una caída interanual en agosto de 32,1% mientras que la industria manufacturera retrocedió 8,7%.

 

«Las restricciones globales a la circulación de las personas con el objetivo de mitigar la pandemia de la COVID-19 afectan a un conjunto significativo de actividades económicas en todos los países», explicó el organismo.

 

Agregó que «la persistencia de este fenómeno y las habilitaciones que permiten retomar la actividad en algunos sectores, en mayor o menor grado, comienzan a reconocerse en el comportamiento de las series e incorporarse en el proceso de desestacionalización».

 

«Se confirma la suba de los meses previos con respecto al piso observado en abril pasado. El efecto del largo confinamiento establecido ante la pandemia, para muchas actividades, desde fines de marzo, acumula varios meses, y más allá de las mediciones de agosto, la recuperación a esperar para septiembre y octubre no parece ser intensa», evaluó Nadin Argañaraz, economista del IARAF.

 

Así, en materias de expectativas, Argañaraz considera tres escenarios: uno optimista, otro moderado y otro pesimista. «Sólo el escenario optimista, en nuestras estimaciones, permite recuperar en septiembre de 2021 el nivel productivo registrado en febrero de 2020, antes de la pandemia-cuarentena», estimo.

 

Los otros dos escenarios «no permiten una recuperación el año próximo, evidenciando los desafíos de la economía en materia productiva, y dada la crisis de expectativas, reflejada en el mercado cambiario», completó.

OP: LOURDES SOLANO