Destacan el rol de mujeres emprendedoras en América Latina

América Latina «es la región con la más alta porción de mujeres emprendedoras», con porcentajes que triplican el promedio de países como Japón, España o Alemania, según destacó un estudio de la organización Global Entrepreuship Rearch Association, publicado con motivo de conmemorarse este domingo el Día Internacional de la Mujer Emprendedora.

En Argentina, identificada como uno de los países con recurso humano capacitado y con «espíritu emprendedor», más de 1.500 proyectos liderados por mujeres adhirieron al Programa Emprender Mujeres, de la Secretaría de Industria y Desarrollo Productivo, dependiente del Ministerio de Economía.

Se trata de una línea de financiamiento dirigida a emprendimientos de mujeres en etapa de ideación, desarrollo inicial y consolidación a través del otorgamiento de Aportes No Reembolsables (ANRs), al que se inscribieron 1513 proyectos, según fuentes oficiales.

Tras la revisión y evaluación de esos proyectos, 411 solicitudes obtuvieron un puntaje igual o superior a 70 puntos y recibieron $ 1.000 millones en ANR

Los proyectos priorizados son aquellos que generen mejores de productividad o competitividad en las cadenas de valor o sector productivo al que pertenece, indicó Industria.

Al revelar los resultados del estudio de Global Entrepreuship Rearch Association, la especialista Melina Masnatta remarcó que hay un «potencial emprendedor de las mujeres en América Latina».

En Latinoamérica encontramos a los países que registran la mayor participación emprendedora femenina», indicó y citó los casos de Guatemala donde «3 de cada 10 guatemaltecas de entre 18 y 45 años se encuentra en la etapa inicial de establecer su propia empresa en los primeros 3,5 años de vida de su negocio» y las tasas de 26% de Colombia y de 25% en Chile.

El estudio, que fue realizado por la organización en 49 países, enfatiza que la región «es la que posee la más alta proporción de mujeres que se animan a emprender su propio negocio en el mundo y, según Masnatta, eso «permite considerar que tenemos todo el potencial de convertirnos en un líder mundial en emprendimiento femenino.

No obstante, remarcó que aún permanecen como «grandes desafíos» los «techos y paredes de cristal» que «se enfocan en las limitaciones que enfrentan las mujeres para asumir roles de liderazgo o en cómo sus actividades se concentran en sectores menos dinámicos y peor remunerados de la economía».

Fuente: TÉLAM

Por: Graciela Herrera

Los comentarios están cerrados.