Coquimbo Anhela la Pronta Apertura del Paso de Agua Negra en Noviembre para Impulsar el Turismo Estival

En un esfuerzo conjunto con las autoridades sanjuaninas, la Región de Coquimbo en Chile se prepara para la próxima temporada estival, y una de las medidas clave es la posible apertura del Paso de Agua Negra en la segunda quincena de noviembre.

 

El Delegado Presidencial Regional de Chile, Rubén Quezada, lideró una reunión de trabajo en la que se informaron las acciones emprendidas para preparar la región y, en particular, la ruta 41CH que conduce al Paso de Agua Negra.

 

Quezada destacó el trabajo realizado por el Ministerio de Obras Públicas de Chile para habilitar la ruta y la coordinación con la Provincia de San Juan en Argentina. Según sus palabras, se espera abrir el paso durante la segunda quincena de noviembre, pero esto dependerá de la coordinación con las autoridades argentinas.

 

Desde septiembre, el Ministerio de Obras Públicas ha estado llevando a cabo labores de limpieza de nieve, mantenimiento, instalación de señalización y reparación del pavimento en las áreas asfaltadas. Además, se han realizado obras importantes en las variantes de La Olla y Los Penitentes, que han permitido reducir en 10 km la distancia hasta el límite fronterizo.

 

Por el lado de San Juan, aún no se ha establecido una fecha concreta para la apertura del paso, pero se maneja la posibilidad de que esto ocurra entre fines de noviembre y principios de diciembre.

 

La expectativa en ambas regiones es alta, pero también hay incertidumbre sobre cómo afectará el valor de las monedas en la temporada. La devaluación del peso argentino podría hacer que el país resulte costoso para los sanjuaninos en términos de cambio de moneda. Se espera observar cómo se comportan los precios en la Costa Atlántica argentina y si resulta más conveniente viajar a Chile. A su vez, los chilenos podrían ver a Argentina como un destino más asequible debido a la situación económica en el país trasandino.

 

En este contexto, se plantea la posibilidad de que San Juan se convierta en un destino de compras para los chilenos, al igual que Mendoza. En tanto, Coquimbo mantiene la esperanza de que muchas personas elijan las playas de La Serena, como ha sido la tradición, aunque la crisis argentina plantea incertidumbres en este pronóstico. La evolución de la situación económica y las decisiones de viaje de los ciudadanos de ambas regiones serán determinantes para el flujo de turistas en la temporada venidera.

Los comentarios están cerrados.