El candidato a diputado nacional Ricardo Bussi comparó a la comunidad LGBTQ con personas con discapacidad y consideró que no deben recibir asistencia del Estado porque se trata de un «grupo minoritario».

Bussi, hijo del represor Antonio Bussi, aspirante a legislador por Fuerza Republicana y aliado en Tucumán del postulante presidencial de La Libertad Avanza (LLA), Javier Milei, se pronunció así durante un debate realizado en la Universidad Santo Tomás de Aquino (UNSTA).

«El que decide ser travesti, que se la banque solo; no se puede dar una cuota del Estado a alguien que pertenece a un grupo minoritario», expresó Bussi en el encuentro, del que participaron también los otros postulantes, el senador nacional Pablo Yedlin (Unión por la Patria) y el intendente de Yerba Buena, Mariano Campero (Juntos por el Cambio).

Con todo, a modo de aclaración, agregó: «Son seres humanos que merecen todo nuestro respeto. Como los rengos, como los ciegos, como los sordos. Son pequeños sectores de la sociedad que tienen que ser reconocidos, claramente».

Durante su exposición, Bussi insistió: «Lo que no queremos es que lo bancamos entre todos porque el que decidió su camino sexual es responsable de sus decisiones, no tenemos por qué hacer cargo de eso a toda la comunidad».

Al igual que Milei, en otro tramo de su ponencia, Bussi negó el terrorismo de Estado cometido por la última dictadura cívico militar: «La desaparición de una sola persona es lamentable; ocurre en todas las guerras y en Tucumán hubo una guerra».

También, en sintonía con su jefe político, Bussi consideró que «la Justicia actuó parcialmente, con un ojo tapado, y juzgó solamente a los militares y no a los montoneros como Patricia Bullrich».

Por: Graciela Herrera