“Economía Social de Mercado” la nueva propuesta de Francisco y Stiglitz

0 37

Algunos la llaman “Tercer Camino” entre el socialismo y el capitalismo. Surgida en Alemania, la ESM plantea una economía libre con progreso social asegurado por el Estado.

Durante un encuentro que mantuvieron el fin de semana en la residencia de Casa Santa Marta, el papa Francisco y el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz coincidieron en la necesidad de impulsar a nivel global una “economía social de mercado” que “mire al futuro con la voz de los más jóvenes”

En ese marco, el pontífice animó al economista estadounidense a “impulsar encuentros y programas vinculados a los problemas actuales de la juventud a nivel global” junto a la fundación pontificia Scholas Occurrentes.

En un clima “amigable” en su primer encuentro cara a cara, el Papa y el Nobel de Economía coincidieron en advertir sobre “los problemas de ciertas formas de economía de mercado que no ponen los mercados al servicio de los pueblos sino a los pueblos al servicio de los mercados y exacerban el comportamiento individualista”, informaron fuentes del Vaticano.

La Economía Social de Mercado es conocida como el “capitalismo social” o “capitalismo del Rin”, por los modelos productivos alemán y francés, dos países atravesados por el río Rin. La ESM tiene por objetivo crear una economía con competencia, pero que combina la libre iniciativa con un progreso social asegurado por la capacidad económica, donde el Estado garantiza la competitividad y evitar el poder concentrado.

La ESM respeta al libre mercado (formación de precios, propiedad privada y aspiración de ganancia), pero atribuye al Estado un rol intervencionista cuando es necesario resguardar el interés público. Algunos autores y pensadores la llaman el “Tercer Camino” entre el socialismo y el capitalismo.

En septiembre de 2018, Stiglitz se refirió a la crisis financiera de la Argentina y advirtió que las medidas de austeridad anunciadas por el Gobierno “ralentizarán la economía e impondrán un alto costo en la gente”, al tiempo que sugirió al presidente Mauricio Macri “pensar en reestructurar la deuda del país”.

Durante la cumbre en Roma, que se extendió por 40 minutos y de la que participaron también los directores mundiales de Scholas, José María del Corral y Enrique Palmeyro, se firmó un memorando de entendimiento entre la fundación pontificia y el Instituto de Nuevo Pensamiento Económico (INET, por sus siglas en inglés) para la promoción de actividades conjuntas.

“Es fundamental trabajar desde la educación en sistemas alternativos que no tengan como premisa la idea de idolatrar al dinero. Tenemos que tratar de desarrollar programas y estudios alrededor del concepto de economía circular, que contribuyan a una educación consciente de la sostenibilidad ambiental que requiere devolverle al ambiente lo que se le quita”, convocó Stiglitz.

“Si no, la humanidad va al suicidio”, asintió Francisco durante la reunión de la que también participaron los miembros de la Comisión para la Transformación Global (CGET, por sus siglas en inglés) de INET Peter Bofinger, Ramón Contreras y Eisuke Sakakibara, y el economista de la Universidad de Columbia Martín Guzman.

En el encuentro en el Vaticano, que culminó una jornada de trabajo iniciada en la sede de la fundación pontificia en el Palacio de San Calisto, Stiglitz le propuso a la Fundación Scholas contribuir en un informe que será presentado en foros económicos internacionales, que se ha venido elaborando en su primera fase a lo largo de 2019 y lo hará parte del 2020 en una segunda fase, a través de la CGET del INET.

“A nosotros nos interesa profundamente poder trabajar con Scholas en profundizar las discusiones sobre las cuestiones sociales y los cambios que genera la globalización en las sociedades, así como pensar en ideas concretas sobre lo que deberíamos hacer para que la tecnología y los mercados estén al servicio de la humanidad y no al revés”, planteó Stiglitz

Según relataron luego a Télam los directores de Scholas, el trabajo con Stiglitz será una de las bases del congreso mundial que la fundación nacida en Buenos Aires hará en Nueva York en junio próximo.